26 julio, 2005

Se dicen fuera del sistema, pero...

Los vanos intentos de crear una cultura alternativa -dentro del sistema- motivan el presente artículo. No es la primera vez (ni será la última), que nos encontramos con movimientos cuya finalidad es ser una alternativa al sistema en todo el sentido del término y que, pretendiendo ser un desvío marginal en el proceso cultural y social termina, en el mejor de los casos, siendo absorbida inevitablemente por el mismo: Grupos neonazis locales que predican la superioridad frente a otros mientras ellos mísmos son la quintaescencia de lo limítrofe en términos intelectuales; intelectualoides que se dicen poseedores de la más avanzada construcción artística, mientras sus creaciones son una pálida copia de las vanguardias de los años 20; veinteañeros seguros-según ellos- de saber "Pa'onde va la micro",mientras toman una para llevarlos a una "manifestación"que pretende no usarlas porque contaminan mucho; supuestos revolucionarios que se pasean tranquilamente con una polera del Ché comprada en una tienda subsidiaria del imperialismo,mientras toman CocaCola....etc.

El sistema se ríe de los vanos intentos de sus súbditos, y ha trazado de antemano el itinerario del fracaso.

Tanto la conciencia gregaria como la alteridad son absorbidas por la marcha niveladora del sistema; el resultado es que el hombre, si vive tranquilamente bajo su regazo, no es mas que una parte de su engranaje o, si es su "enemigo",es solo un producto de consumo.

1 comentario:

Cristián Villavicencio dijo...

Sí, me gustó tu artículo. Yo creo que un buen ejemplo de eso se da en la música. Los movimientos llamados alternativos son tomados por el sistema y la sociedad de consumo y convertidos en productos. Es el caso del jazz, el rock y posteriormente el punk, el hip-hop e inclusive la llamada música "alternativa"de los '90 que ahora es una moda más de la generación MTV, resultando en bandas hiper comerciales, carentes de casi toda calidad artística, pero que sobreutilizan códigos atrayentes para los adolescentes.
Espero que el futuro sea auspicioso para los que aprecian la calidad artística y veamos menos de la explotación de recursos atrayentes para llenarse los bolsillos por partes de las verdaderas mafias musicales.

Saludos compañero y sigue con tus opiniones, ya que la reflexión y el debate es una de las maneras que tenemos de intentar mejorar día a día